Años-20Corría el año 1923 cuando la Cofradía ultimaba los trámites necesarios para declarar Patrona de Rute a la Santísima Virgen del Carmen. Lo hacía por iniciativa del clero de la localidad representado por D. Andrés Aroca Linares, verdadero artífice de que este proyecto se materializase. Las instituciones locales, tanto eclesiásticas como civiles, encabezadas por el Excmo. Ayuntamiento de Rute y respaldadas por los ciudadanos electores,  apoyaron unánimemente la petición formulada al Sr. Obispo de Córdoba Monseñor Adolfo Pérez y Muñoz, quien a su vez tuvo a bien elevar a Su Santidad Pío XI.

El Breve Pontificio que declaraba a la Virgen del Carmen como Patrona Principal de la Villa de Rute fue expedido, en nombre del Papa, el 13 de febrero de 1924. Tras la proclamación, los festejos extraordinarios destacaron por su grandiosidad y a partir de este momento las fiestas se configuraron, a grandes rasgos, tal y como las conocemos hoy.

Aunque el documento fue escrito originariamente en latín, aquí mostramos la traducción literal del mismo:

Para Córdoba, en España.

Movidos el Clero y el pueblo de la villa de Rute, Diócesis de Córdoba, en España, por su entrañable y constante afecto de piedad hacia la Bienaventurada Virgen María, bajo la advocación del Monte Carmelo, erigieron un templo a la Virgen, Madre de Dios, con el citado título, en el cual expusieron a la pública veneración de los fieles cristianos su sagrada Imagen, implorando fervientemente y experimentando eficazmente su patrocinio y ayuda en todas sus angustias y necesidades.

Y ahora- de conformidad con el decreto nº 526 de la Sagrada Congregación de Ritos “acerca de los Patronos que han de ser elegidos en lo sucesivo”, de fecha 23 de marzo de 1630-, eligieron con devoto y confiado ánimo, a la misma Bienaventurada Virgen del Carmelo, como especial Patrona –delante de Dios- de la villa de Rute, con la aprobación del Rvdmo. Obispo de Córdoba y del Ilustrísimo Alcalde Presidente del Municipio de la misma villa de Rute.

El Arcipreste, el Clero y los ciudadanos electores, apoyados en letras comendaticias tanto del Obispo como del Alcalde, y a tenor del canon 1,278 del Código de Derecho Canónico, elevaron suplicantes preces a Nuestro Santísimo Señor Papa Pío XI, para que se dignase aprobar y confirmar la referida elección.

Su Santidad, recibiendo muy benévolamente las susodichas preces –que le fueron presentadas por el infrascrito Cardenal Prefecto de la Sagrada Congregación de Ritos-, declaró, confirmó y constituyó a la Bienaventurada Virgen María, bajo la invocación el Monte Carmelo, como especial y principal Patrona celeste de la dicha ciudad o villa de Rute, con todos y cada uno de los privilegios litúrgicos y prerrogativas que competen a los principales Patronos celestiales de los lugares.

Sin que pueda obstar nada en contrario –Día 13 de Febrero de 1924.


A. Card. Vico. Obispo Portuen.,
Pref. –Alejandro Verde, Secretario de la S.C. de Ritos-